Lección 1. La presencia de Dios en el templo